14 may. 2013

Globo de noche

Se me escapa todo en un segundo. Se resbala entre mis manos y vuelve a irse lejos, donde yo no sé llegar. Voltea la mirada, sigue caminando. Y yo me desarmo y lloro como ya casi no lo hacía. Se va, se va… y ya no hay brazo que alcance su mano. Como un globo sube, yo le digo que vuelva, pero sigue subiendo, yo quiero alcanzarlo, pero se va. Se lleva consigo todas las nubes y un poco de humo. Esperá, todo ese humo no te sirve de nada; dale, quedate conmigo. Yo quiero que se limpie, regalarle una flor amarilla, un pedacito de arcoiris, pero no me escucha. Está muy concentrado en su destino de globo de noche y se va, se va cada vez más lejos. Volvé. Hay paisajes que de día se ven mucho mejor. Hay abrazos que de a dos, envuelven mucho más. Dale, volvé y volá conmigo. Sin tanto humo y con más colores. Estoy segura que hay algunos que todavía no conocés. Y si querés, puedo invetarme uno nuevo para vos. Volvé aquí, a la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario