3 dic. 2012

Un lugar que re-vuelve

Hay un lugar al que hace mucho no iba. Hoy estuve ahí llenándome de sonrisas el alma, hasta llegar al llanto. Hoy me acosté sobre el suelo y sentí la conexión de mi espalda con la tierra que piso cada día. Respiré profundo, cerré los ojos y al abrirlos estaba ante la inmensidad, el placer y el caos, todo junto. Era agua a punto de hacer ebullición, burbujas elevándose, entrando y saliendo por mis poros, quemándome y haciéndome temblar. Es un lugar al que ya me había olvidado cómo llegar y no recordaba que era tan placentero estar ahí. Es un lugar donde me olvido de los ojos hinchados, donde el sol entra a otro ritmo y no duelen las ampollas en los pies. Es un sitio donde ingresamos livianos, donde nos desnudamos en cada mirada y nos llenamos de emociones ajenas que vienen a revolver las propias. Hoy volví a ser vulnerable, y ya no ante un cuerpo. Hoy se detuvo el tiempo, se me agrandó el corazón y se me agitó el pecho. Hay muchos ojos gritándome, muchos rincones llamándome y ya no voy a seguir tan ciega. Ahí quiero estar. Yo también quiero ser parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario