16 feb. 2014

Tengo un amor

Tengo algunos dolores ya casi perdidos en calendarios viejos, escondidos en el fondo de un cajón y aplastados bajo el colchón. Tengo recuerdos, luciérnagas y caracoles bien guardados en frasquitos etiquetados. Tengo historias, risas y algunas lágrimas latiendo entre las páginas de mis libros. Tengo amigos, tengo un gato y tengo una bicicleta. Tengo sorpresas esperando, tengo muchos besos por dar y algunas lágrimas por llorar. Tengo hojas llenas de garabatos y unas manos que quieren acariciar.

Y tengo un amor enredado en mi pelo, atado, enlazado, que me baja envolviéndome todo el cuerpo. Tengo un amor que nunca me deja sola, que camina a mi lado y me presta su bolsillo cuando mi mano tiene frío. Es un amor que me rodea el cuello, me da varias vueltas, me enreda en abrazos y me desenreda los nudos del alma. Viene conmigo, tiene reservado un asiento en mi bici y otro en mi mochila, para que elija desde dónde le gusta más el paisaje. Tiene luz propia, aire y unos pulmones muy valientes.

Tengo un amor plantado en mi pupila y cómodamente sentado en la comisura de mis labios. Lo riego, le hablo, lo miro. Lo miro aunque ya me lo sepa de memoria. Lo miro de punta a punta y le digo cuánta falta me hace. Y lloro con el pecho desnudo, con el corazón en la mano, y le digo gracias por el amor.

3 comentarios:

  1. La mejor clase de amor es la que despierta todo esto que nos contás. Benditos sean tantos sentimientos :)

    ResponderEliminar
  2. A mi también me gusta tu blog y como escreibes, tal vez la que más me ha gustado de estás cinco que he leído es Domingos de Barrio Sur. Me gusta esa forma narrativa que tienes de enumerar el mundo, como un proyector que describe a derecha e izquierda las cosas que ves, que percibes, y me gusta como lo mezclas con las propias sensaciones del personaje. Me gusta que lo ubiques en escenarios y generes sensaciones con tu escritura. Vivimos en el mundo de las cosas, no nos podemos olvidar de ellas; me gusta que digas: "...en calendarios viejos, escondidos en el fondo de un cajón y aplastados bajo el colchón", es magnífico narrar así.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonio! Nos seguimos leyendo entonces :)

      Eliminar